Aterrizamos en la fecha clave, aquella que todos los apasionados del diseño estaban esperando impacientemente. Esta semana tiene lugar el evento de referencia internacional del diseño, donde los más destacados profesionales del sector exponen sus últimos proyectos: El Salon del Mobile de Milán.

Entre los miles de expositores, destaca el exquisito trabajo de la diseñadora y arquitecta italiana Cristina Celestino, cuya fórmula de éxito está basada en una cuidadosa observación y búsqueda, indagando en el potencial de las formas, sus funciones y su intento de ir más allá en las relaciones tradicionales entre moda, arte y diseño. Es característico en su obra la fusión entre lo contemporáneo y lo antiguo, la geometría y sus materiales únicos. Fundadora de la marca de diseño de interiores ‘Attico’, sus delicados productos han sido seleccionados para ser expuestos en diversas galerías y showrooms internacionales. Fundada en el 2010, constituye su espacio de experimentación, produciendo en pequeñas series y contando con un equipo profesional de artesanos italianos.

cristina celestino tram corallo12

Tram Corallo

Además, Cristina Celestino también divide su tiempo en el diseño de ediciones limitadas especiales para galerías o museos, así como en la colaboración y diseño de colecciones inéditas para exclusivas marcas como Fendi. Galardona con una gran diversidad de premios, llama la atención el recibido precisamente en el Salon del Mobile de Milán en el año 2016.

Este es un evento que no pasa desapercibido, resulta imposible establecer unas expectativas concretas de lo que puedes encontrar. Cristina Celestino ha optado para esta nueva edición del Salone del Mobile, por reinterpretar el histórico tranvía de la ciudad, colaborando con la marca textil Rubelli y estableciendo un ideal de ‘Cine Corallo’, que circularía en el distrito de Brera. Su sugestivo diseño se establece esta vez sobre unas vías, algo inesperado y evocativo. Los visitantes de la feria podrán contemplar un salón de diseño móvil, recreado en un tranvía del año 1928, reinventado a partir de una visión más contemporánea.

Interior of Tram Corallo

Con respecto al interior del tranvía, mostrará a los visitantes la estética de los tradicionales coches milaneses, haciendo uso de la ayuda de las cautivadoras colecciones de Rubelli. Además, el diseño de cada objeto estará realizado a partir de materiales hechos a medida, algo poco habitual para un medio de transporte. Estará dividido en dos zonas, recreando situaciones de teatro y cine. El recibidor constituirá una de sala de espera, reinada por majestuosos sillones y ventanas decoradas con las abundantes cortinas de Rubelli, así como una suave alfombra. Tras una fina y delicada cortina, se encuentra la segunda estancia, un lugar íntimo donde los visitantes pueden acomodarse en ottomans y experimentar una perspectiva cinematográfica distinta de la ciudad de Milán.

Proyecto inspirado en el tema del viaje, el objetivo de ambos artistas es que los visitantes vuelvan al pasado con la antigua estética recreada en el tranvía. Con Milán y sus paisajes urbanos como tema principal, Cristina Celestino transporta al espectador a una dimensión en la que te pierdes entre el tiempo y el espacio.

cristina celestino tram corallo cristina celestino tram corallo cristina celestino tram corallo cristina celestino tram corallo cristina celestino tram corallo cristina celestino tram corallo cristina celestino tram corallo cristina celestino tram corallo cristina celestino tram corallo cristina celestino tram corallo cristina celestino tram corallo